Christian Bach: Simplemente... la mejor
   
  Christian Bach
  Revistas - Christian Bach: Mi mayor triunfo es ser madre
 


CHRISTIAN BACH: "MI MAYOR TRIUNFO ES SER MADRE"





Christian Bach siempre ha estado marcada por una palabra: vanguardia. Actriz, bailarina, productora, modelo y una de las figuras más relevantes, admiradas y respetadas en el medio del espectáculo mexicano, siempre ha apostado por romper estructuras preconcebidas.

Por ello, la vanguardia para Christian Bach ha sido un sino: vanguardista como actriz en telenovelas como —por sólo poner un ejemplo— Encadenados, producción de Ernesto Alonso, dirigida por el mitológico Julio Castillo; pero también vanguardista como productora de teleteatros y telenovelas que han revolucionado el género como Alta comedia (en su natal Argentina), o ya en México Cañaveral de pasiones, La Chacala, El candidato, La calle de las novias y Agua y aceite. Vanguardista en teatro (y aquí sí aplicaría el sabio refrán de dime qué autores montas, qué teatro produces y te diré quién eres), Christian Bach ha producido y actuado, Sweet Charity (Dulce Caridad) de Bob Fosse, El beso de la mujer araña de Manuel Puig, en su versión musical, y ha producido también Severa vigilancia de Jean Genet o El protagonista de Luis Agustoni, dirigidas todas por su esposo Humberto Zurita. Nunca ha disociado lo comercial de lo cultural. 

Es un hecho que en nuestro país, la comedia musical dio un vuelco de 160 grados al ser escenificada Sweet Charity (1989) y que después de El beso de la mujer araña (1996) el musical en México comienza a buscar alternativas y nuevas temáticas en el gusto del público. Pero a esta evolución natural del género musical en México contribuyó la fehaciente y apasionada voluntad de exploración creadora de Christian Bach, que lo mismo en la televisión ha apostado por innovar, ganando innumerables aciertos, incluso a nivel sociopolítico, como testificaron en su momento las teleseries Azul tequila (que llevó el lenguaje del realismo mágico por primera vez a los teledramas), El candidato, La calle de las novias y Agua y aceite. Apostar por lo nuevo, arriesgar por lo reflexivo, por nutrir el espíritu de contemplación estética del ser humano en nuestro tiempo ha sido el impulso que continuamente ha conducido a la artista a experimentar más allá de lo preestablecido y preconcebido. 

Ganadora de innumerables reconocimientos nacionales e internacionales, Christian Bach platica en exclusiva para Siempre!, en uno de sus recientes viajes a la Ciudad de México ya que actualmente radica en Miami, Florida. Actriz de grandes alcances histriónicos, de versátil registro de tonalidades interpretativas, de belleza extraordinaria, con Christian Bach, a quien tengo la fortuna de conocer desde 1987, año que marcó el inicio de una cálida y entrañable amistad, converso. 


Amores que no olvido



Gonzalo Valdés Medellín: Christian, te hemos extrañado mucho en los escenarios y en las pantallas caseras. Hay un público que te sigue, te aprecia, te quiere, y se pregunta: ¿dónde ha estado Christian Bach en estos últimos cinco años?
Christian Bach: También extraño al público. Son esos amores que no puedes dejar de lado, que te los llevas, pero siento que en la vida hay ciertas prioridades que uno debe tener. Hoy mi prioridad de vida son mis hijos. Y esto de alejarme de México en estos años no fue decidido, fue ocurriendo, porque originalmente nos íbamos a Estados Unidos por un año, pero mi hijo Sebastián (el mayor) quería graduarse allá y bueno, concluimos que nos quedaríamos. Entonces, le he seguido el paso a mis hijos, lo cual me aplaudo porque, si me hubiera perdido estos años a su lado, no me los recupera nadie, no habría telenovela que los valiera, sinceramente. Las experiencias de tus hijos, a su lado, no las puedes regresar, hay que vivirlas en su momento. El hecho de que tus hijos sean de tal o cual manera es porque tú estuviste ahí presente. Y no voy a ser de las madres que digan: ay, me perdí esto de la educación de mis hijos. No, yo no me perdí nada. Para mí, mis hijos son mi triunfo.

G.V.M.- ¿Y a qué más consideras triunfos?

C.B.- En definitiva, tus triunfos de vida son tus amigos, encontrarme contigo, la familia y la gente que te quiere; y dentro de esa gente, el público, que también es parte como de tu familia, esa gente que te sigue de corazón, ¿no? Un triunfo es seguir andando en la vida, yo sigo trabajando a nivel empresarial, en comerciales y con una línea de lentes que se maquila en Venecia; he hecho muchos comerciales y cosas alternas. Este año haré una miniserie que está produciendo Jennifer López; la versión internacional de Desperates housewives; y una película con Fernanddo Castets, autor de El hijo de la novia, que ganó el Oscar a la mejor película extranjera, eso sería en Ecuador; y estoy en tratos con una televisora para una telenovela con una temática muy atractiva. Pero mi triunfo mayor es ser madre. 

G.V.M.- ¿Qué es ser madre?
C.B.- En mi vida ser madre fue un parteaguas, es como un antes y después de Cristo. Cuando nace Sebastián —Humberto y yo nos casamos porque queríamos un hijo—, me di cuenta que ese es el verdadero amor: el de los hijos. La mejor producción que hemos tenido Humberto y yo han sido Sebastián y Emiliano, nuestros hijos. Y ese es el verdadero amor, el que no cuestionas, en el cual te pueden dar un cachetadón y no te importa, ¿me entiendes?, sigues ahí atrás, ese amor son los hijos, pero eso no lo descubrí hasta que fui madre. 

Época del cine

 

G.V.M.- ¿Qué piensas de los cineastas mexicanos que han triunfado en Hollywood?

C.B.- Estamos viviendo un gran momento de artistas mexicanos. directores como Iñárritu, Del Toro, glorioso; Cuarón, los fotógrafos maravillosos Luvewski, Prieto (que lo debutamos nosotros), actores, Gael, Diego, Salma Hayek que ha hecho una carrera como productora también, espléndida. Siento que es un momento importante del cine para los mexicanos. Por eso me anima que mi hijo se haya inclinado más hacia el cine que hacia la televisión. Al mismo tiempo, el cine le permite ir con la universidad, una telenovela no le permitiría eso. Y como que siento que son épocas diferentes. Esta es la época del cine. Esta generación es del cine, que permite ocupar a los creadores mexicanos los lugares que les corresponden. 

G.V.M.- Finalmente, ¿cómo es la televisión a la que aspiras?

C.B.- Siempre he creído que la televisión es un medio maravilloso, al que nada más hay que tratar de introducir a la gente creativa, a los autores, a los directores, a los productores que puedan darle realce, calidad a lo que uno realmente quiere decir en este medio. Lo hicimos cuando estuvimos a TV Azteca que, dentro del género del melodrama, hicimos telenovelas muy diferentes con un entorno distinto que aspiraba a una evolución de los lenguajes estéticos e, incluso, ideológicos.

Y así se despide Christian Bach, actriz de gran belleza, mujer de persuasiva espiritualidad, de pasión, sensibilidad e inteligencia. 

Fuente: Revista Siempre (Noviembre 2007) 

Por: Gonzalo Valdés Medellín

 
  free hit counter
hit counter
 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Christian Bach: Simplemente... la mejor
Estadisticas Gratis